4.6.11

Volviendo a casa

Y ahora que termine el libro quizás que vuelvo a dar una vuelta más. Porque eso fue, ¿no es cierto? Una vuelta más de la vida.

Fue un proyecto ambicioso en el que me embarqué durante veinte meses. Empezó como una manera de descargarme, demasiado personal como para poner en el blog, y eso hizo que me alejara bastante. Pero ya lo terminé y ahora siento que es momento de volver.

O quizás escribir otro libro.

Hace poquito cumplí un año de novia con mi príncipe azul, con el que espero no equivocarme, es el amor de mi vida. Nuestra relación empezó mucho antes, tardamos en ponernos de novios por alguna razón que no termino de entender. Es decir, durante 6 meses actuamos como novios. Y de repente un día pusimos el título. ¿Si algo cambió? Poco y nada. Ponerle nombre era solo eso, una etiqueta.

El hecho es que a lo largo de ese tiempo escribí mucho. Todo lo que me pasaba, todo lo que hacíamos, todo lo que me decía. Y así fui escribiendo y escribiendo, pensando en regalárselo algún día, sabiendo que cuando llegara el próximo 25 de mayo (si, nos pusimos de novios un 25 de mayo) lo tendría en sus manos.

Y el día llegó y es más, ya pasó. Y cuando B. lo vio no entendía nada.

- Lo escribí yo.

- Me estás jodiendo.

- Te lo juro por mi vida.

Y yo no podía creerlo. Y yo no podía creer que ese día había llegado. Pero aquí estoy, volviendo a otro de los amores en mi vida. Porque ahora me siento un poco más vacía, como si me faltara algo. Terminé un proceso, una etapa muy importante. Y por más que haya sido casi una biografía de amor, fue el primer libro que escribí.

Y quién sabe, quizás empiece con otro. Esta vez me gustaría hablar de los sueños, de las esperanzas. Quizás sea la hora de volcar todas las fantasías que viven en mi cabeza, e intentar demostrarme que voy por el camino correcto.

Esta semana me anoto en Letras. Periodismo no era para mí, y en el fondo siempre lo supe. Esto es lo que quiero hacer. Pero supongo que me faltan fuerzas, me falta confianza para arriesgarme a vivir de algo que me supera, algo de lo que no estoy segura si es capaz de producirle algún sentimiento a alguien más que a mí.

Lo estoy intentando. No pensar. Jugármela. Tirarme de cabeza. A todo o nada.

Deséenme suerte. Estoy por empezar a vivir mi vida.